Cuando hablo de trabajo creativo siempre me vienen a la mente estas tres preguntas:

¿Quién soy?, ¿qué soy? y ¿qué hago aquí?…

El trabajo creativo, es aquel trabajo que mi alma ha venido a manifestar a la Tierra.

En la comunidad espiritual de los Esenios, de la que tanto os he hablado, desde que los niños eran muy pequeños, se les enseñaba a los educadores y padres a ayudarles a rescatar sus virtudes para poder decirles, este es tu don, esto es en lo que destacas y ahora vamos a perfeccionarlo para que sea un trabajo creativo para ti, es decir, tu misión de vida, es decir tu virtud, tu don.

No ponían el foco en sus debilidades o defectos para perfeccionarlos sino que potenciaban sus virtudes entendiendo que cada miembro tenía unas capacidades distintas y que no había que ser bueno en todo sino especialista en algo.

Para ello los observaban cuando los niños no les veían para detectar que habilidades tenían, por qué cosas se interesaban más o con qué disfrutaban más cuando lo hacían y les potenciaban lo bueno. Cada uno tenía unos dones diferentes y ninguno era mejor o peor que otro, ni más o menos valorado porque entendían que todo es un engranaje necesario en el que todos son igual de importantes, necesarios y únicos.

¿Qué hacemos la gran mayoría de nosotros?

Nosotros estamos en un trabajo que es intercambio de tiempo por dinero y en ese momento, de intercambio tiempo-dinero, el tiempo se hace eterno. ¿Por qué? porque realmente es un trabajo que tú no sientes, que no vibras con él, que no estás presente, que estás pendiente de la campana para salir corriendo; estás pendiente del reloj, de las vacaciones, del fin de semana para desconectar. Cuando un alma está haciendo un trabajo creativo, no hay síndrome de Lunes, no hay síndrome postvacacional; no tengo que salir corriendo y desconectar de la vida cotidiana porque no hay vida cotidiana, hay VIDA, y esa vida es única e irrepetible en cada momento. Aunque hagamos lo mismo, cada vez es distinto y en esa no rutinización, está la clave de lo que los esenios gozaban por tener esa filosofía de vida, por ejemplo su longevidad, su salud y belleza, su felicidad, su paz, su equilibrio y su elevada evolución de consciencia.

Al vivir en comunidades en las que sus componentes todos desarrollaban trabajos creativos, cada uno mostraba su creatividad a la comunidad con su trabajo, que ya no es trabajo porque ya no es intercambio de tiempo por dinero, sino simplemente la manifestación de sus virtudes en este plano físico; ellos podían entender lo que realmente significa el trabajo creativo, que es lo que yo vengo a mostrar a los demás en este plano, lo que yo soy y lo que yo vine ha hacer aquí.

Entonces cuando yo consigo mostrar mi trabajo creativo, es cuando yo estoy sirviendo a los demás, no siendo esclavo y servicial como pasa con el trabajo mal entendido, sino que estoy al servicio de la comunidad. El servicio es la capacidad que tenemos de mostrar a los demás aquellos dones que sin esfuerzo los traemos innatos.

De ahí las meditaciones que los esenios hacían dedicadas al Ángel del trabajo. Con este ángel conectaban un día a la semana y era los domingos por la noche. En sus rituales de meditación y agradecimiento le daban las gracias por haber tenido el regalo de la vida de haberles permitido descubrir sus dones, sus talentos y sus virtudes y ponerlas al servicio de la comunidad, entendiéndolas como misión y propósito de vida.

El Ángel del trabajo creativo, nos viene a recordar lo que realmente, como almas, vinimos ha hacer en este plano; nos brinda la posibilidad de descubrir esas virtudes y talentos y tal y como los recibimos ponerlos al servicio de la humanidad, la comunidad en la que vivimos. Tal y como los recibo, los doy, los entrego a los demás con amor, pasión y compromiso.

Cada noche, los domingos al ponerse el sol, los esenios invocaban a este ángel para darle las gracias por lo que ellos estaban ofreciendo a la comunidad y cuando mejor hacían su trabajo significaba que la comunidad estaba evolucionando y creciendo.

Además no existía la depresión ni la enfermedad porque desde muy pequeños sabían para qué estaban aquí y tenían un propósito claro de vida y eso les hacía estar sanos, satisfechos y felices con sigo mismos.

Esto es algo que tenemos que aprender porque cuando lo aprendamos, todo lo que estamos viviendo en el mundo desaparecerá, porque todo lo que estamos viviendo en el mundo es todo lo contrario a lo que dice el Ángel del trabajo creativo: que seas libre, que lleves a cabo tu misión de vida y que la hagas con alegría, con la máxima alegría que puedas!!

Con Amor: My Angel Star

Leave a comment

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies