Realmente lo que recuerdas de las personas no es lo que te dicen sino cómo te hacen sentir.

Ellas, pueden decir o pensar lo que quieran de ti pero el que manda en cómo eso te hace sentir, eres tú…

Este importante matiz, que es el que te hará inquebrantable ante cualquier intento de ser dañado,

es tu gran aliado; no sólo para observar el estado de consciencia de la persona que te quiere perturbar,

sino el de la tuya propia.

Una crítica negativa, un intento de humillación, unas palabras cargadas de rabia, envidia o desprecio

no tienen ningún poder sobre ti si tú no se lo das.

Si tu nivel de consciencia está más elevado, probablemente te quedes totalmente neutral o sientas que no va contigo; es una sensación como de que ni lo oyes ni lo ves porque ese intento de ofensa vibra bajo, es oscuro, es denso y tú estás más arriba de esa densidad.

Tenemos que entender que hay personas que aún no han evolucionado lo suficiente a nivel espiritual, tal vez su ego les haga creer que sí, pero a la hora de ponerlo en práctica, suspenden el examen continuamente.

Estas personas viven en una polaridad negativa que trataran de ocultar en algunos momentos, pero en otros, la máscara se les cae en un descuido y ya no hay apariencias, ya hay claridad; eso lo que son, no hay más, de momento…

Entonces te dan lo que tienen, te entregan lo que son, cada uno da lo que tiene y cada uno recibe lo que vibra en consonancia con él.

Te pueden dar malas palabras, comentarios desagradables, críticas, juicios dañinos, hipocresía, cualquier tipo de vibración para llevarte a su terreno y nutrirse de esa energía destructiva. A veces lo hacen con intención y otras por impulso.

Pero aquí yace TU PODER y tu nivel elevado de consciencia, no tomar, no coger, no recibir nada que no resuene con tu vibración, con tu ESENCIA.

Por lo tanto, el intento de perturbarte por parte del otro, dejará de existir ya que en tu realidad no le darás cabida.

No te inmutas, no te hace sentir nada y además tú das lo que tienes, que a diferencia de los seres que aún están por despertar, es lo MEJOR DE TI.

Por eso decimos que cada uno da lo que tiene y que este gesto es una forma de medir tu valor como persona…

Así que… ¿Te hacen sentir mal los otros? ¿Les has otorgado ese poder?

y al mismo tiempo… ¿Qué das tú? ¿Eres capaz de respetar los procesos de inmadurez espiritual del otr@ sin perturbarte?

Ese es tu PODER, no se lo entregues a nadie.

Atentamente

Ariadna Farell

Leave a comment

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies