0 items - 0,00€ 0

Un viaje de ida y vuelta

La respiración en nosotros es una forma de transmutar energía. Podemos decir que si se hace con consciencia es un proceso alquímico.

Las plantas, toman los rayos de del sol, los utilizan para evolucionar como seres, dentro de su escala biológica, y una vez han hecho el proceso de transformación de esa energía solar, la devuelven al universo, transmutada, para que sea utilizada para otro proceso biológico necesario dentro de la evolución.

Por ejemplo, ellas, durante el día expulsan el oxígeno que no necesitan y absorben el dióxido de carbono; en complementariedad a nosotros, que por el día expulsamos el dióxido de carbono y necesitamos oxígeno. Aquí, si os dais cuenta, es perfectamente aplicable la gran frase del físico Antoine Lavoisier: «la energía no se crea ni se destruye, sólo se transforma», que, por cierto, no es de Einstein, como muchos estaréis pensando…

Todo en la existencia, está creado con un proceso alquímico, es decir, que todo lo que nos rodea está ahí para, desde la complementariedad, realizar esa alquimia, esa transmutación.

Por ello, nos necesitamos unos a otros; desde la escala biológica más esencial, como son los minerales y subiendo las plantas y los animales y después nosotros; nos necesitamos unos a otros para hacer esa transmutación. Desde la escala más elemental de vida, cada uno hace un proceso, cuyo resultado le será de utilidad a los demás para irnos acercando cada vez más, a la escala más elevada de vida, es decir, la que está por encima del humano animal racional y que alude a la energía creadora primigenia, o Dios también le podemos llamar o creador o Universo, como os suene mejor.

Dicho esto, quiero resaltar, que cualquier proceso que hagamos en esta existencia, en esta vida, que no tenga como finalidad, la transmutación de la energía, para que de esa transmutación, salga algo útil para otros seres, no estamos haciendo, en realidad, lo que hemos venido a hacer aquí, en esta vida terrenal.

La creencia de “Tanto tienes, tanto vales”, aquí, perdería toda la fuerza y el sentido, haciéndonos ver cómo nos hemos distanciado del propósito original y primigenio.

A esta vida no hemos venido a acumular materia, ni a ganar dinero, ni a tener un estatus, ni a demostrar nada a nadie, ni a ser alguien, ni a tener fama. Hemos venido a trasmutar, a transformar energía en complementariedad con otros seres vivos, para poder ir llegando a evolucionar dentro de la escala y que lo que nosotros generamos como trasformadores, pueda ser utilizado por jerarquías que están a otros niveles de consciencia más elevados que nosotros, para así irnos acercando cada vez más, como ya he dicho, al origen, a casa, a la verdadera espiritualidad.

A este proceso, le podemos llamar la vuelta a casa, la vuelta a uno mismo. Entender qué soy, qué hago aquí, y con qué finalidad o propósito estoy aquí.

Para un ser espiritual y consciente, esa finalidad o propósito, sea a través de las vías que sea, siempre será poner sus habilidades, su amor y sus virtudes, al servicio del otro para evolucionar conjuntamente con él; pero no desde el sufrimiento o la competitividad, sino desde la entrega y la comprensión de que el regalo más grande que se nos ha hecho, es la experiencia de la vuelta a casa.

En el momento que conectes con tu esencia, tras la llagada al hogar, y todo lo que emitas al mundo vaya alineado con esa esencia, es decir, Mente-corazón-pensamiento; Mente -corazón palabra y Mente-corazón-acción; entonces podrás decir que eres un ser espiritual y que estás ya, por fin, haciendo lo que hemos venido a hacer a este planeta para que podamos evolucionar.

Yo me autoresponsabilizo de mi crecimiento y mi conexión con mi esencia, porque nadie lo va a hacer por mí; por muchos maestros que existan, por muchas terapias que hayáis hecho, nadie va a hacer por vosotros ese camino, porque si lo hace, os estarían privando de ese regalo sublime que se nos ha hecho, que es precisamente, EL VIAJE DE LA VUELTA A CASA; la vuelta a uno mismo, es una de las partes más trascendentales que hemos venido a hacer en esta vida.

Buen viaje!!

Atentamente
Ariadna Farell

Leave a comment

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies