Una hermosa reflexión para tu incertidumbre…

María Magdalena se reúne con los demás apóstoles tras despedirse de Jesús y pasar toda la noche acostada al lado de su sepulcro:

-Apóstol Pedro: ¿Has estado con él? (dirigiéndose a María Magdalena)

-M. Magdalena: Hasta el final. Pedro… al despuntar el sol le he visto; estaba allí y su dolor había desaparecido…

-Pedro: Fue un sueño…

-M. Magdalena: No, no era un sueño, estaba allí…

-Juan: María, él ya se nos ha ido, está muerto!!

-M. Magdalena: No, no se ha ido; ni la muerte puede retenerlo!! Hemos estado buscando un cambio en el mundo pero no es como creíamos; el Reino ya está aquí!!

-Mateo: Hemos fracasado, no hay ningún Reino…

-M. Magdalena: Que la gente se alzaría, que sería coronado Rey… ¿Acaso os dijo eso alguna vez?

-Tomas: María… ¿Lo has visto?; ¿de verdad?
Entonces, el Reino prometido, ¿qué sentido tiene?

-M. Magdalena: Es que no es algo que podamos ver con nuestros ojos; ESTÁ DENTRO DE NOSOTROS; debemos desprendernos de la angustia y del rencor y volvernos como niños, como él dijo…

-Pedro: ¿Qué quieres decir? (extrañado y emocionado)

-M. Magdalena: El Reino no puede edificarse sobre el conflicto, ni la oposición, ni la destrucción ni el miedo.
Crece y se crea a través de nosotros con cada ACTO DE AMOR y de AYUDA, con nuestro PERDÓN!!!
Podemos levantar a la gente como hizo él y seremos libres como él.

-Bartolomé: A eso se refería!! y hemos seguido la senda de la revolución como si el Reino fuera a nacer entre llamas y sangre…

-Pedro: María… ¿Por qué ha acudido sólo a ti?

-M. Magdalena: ¿Qué importancia tiene eso?

-Pedro: Porque tú dices que el Reino está aquí, ahora!! (enfadado) y ahí fuera no hay un mundo nuevo, ni el fin de la opresión, ni justicia para los pobres ni consuelo para los que sufren… (alzando la voz, enfadado)

-M. Magdalena: ¿Qué se siente al llevar tanta cólera en el corazón?… ¿Disminuye con el paso de los días?
Aliviar el sufrimiento sólo depende de nosotros…

-Pedro: (obstinado) Yo te creo María, yo creo que le has visto; que ha acudido a ti y era una señal de que regresará y traerá el Reino, el verdadero Reino; el Mundo nuevo que nos prometió…

-M. Magdalena: No Pedro, ese es tu mensaje, no el suyo. El mundo sólo CAMBIARÁ CUANDO CAMBIEMOS NOSOTROS. Sólo espero que hayáis oído lo que he dicho, oraré para que me veáis como soy. Os aprecio a cada uno como él, sois mis hermanos y os lo agradezco. Pero no me quedaré aquí callada…

Me haré oír…

Fragmento de la película: María Magdalena de Garth Davis

2 Comments

Leave a comment

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies